2012, el año de los recortes, copagos y la imposición sin diálogo

Este año ha traído más desempleo, más carga laboral y más estrés para los profesionales, al tiempo que menos servicios y una peor atención a los ciudadanos, que se  ven obligados  a “pagar más por recibir menos”. El Sindicato de Enfermería advierte que 2013 será un año decisivo de  movilización desde el colectivo enfermero si la Administración no da marcha atrás.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, considera que 2012, el primer año de Ana Mato al frente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha supuesto un claro retroceso en la atención sanitaria de nuestro país, caracterizándose por los recortes, copagos, privatizaciones y la imposición de las distintas medidas puestas en marcha sin diálogo ni acuerdo con los representantes de los profesionales afectados.

La decisión de recortar en 7.000 millones el gasto sanitario, con su materialización a través del Real Decreto-Ley del pasado mes de abril, ha supuesto el principio del fin del Sistema Nacional de Salud, tal y como lo conocíamos, al acabar con sus principios básicos de universalidad, gratuidad, equidad o solidaridad, según SATSE.

A juicio del Sindicato de Enfermería,  el Gobierno ha emprendido un profundo cambio en el modelo de atención sanitaria existente en España hasta la actualidad, con medidas de gran calado que suponen un perjuicio para los ciudadanos y profesionales. Así, se ha modificado la concepción de la atención sanitaria como un derecho universal y se ha vuelto al planteamiento de que el derecho a la asistencia está relacionado con la afiliación o no a la Seguridad Social.

Otra actuación perjudicial del Ministerio ha sido el impulso a distintos “copagos” (farmacéutico, prestaciones ortoprotésicas, productos dietoterápicos y transporte sanitario no urgente),  que hacen pagar dos veces a los ciudadanos y propician, en definitiva, una Sanidad para ricos y otra para pobres. Además de una medida injusta, el copago no es útil, todo indica que no disminuye el gasto, y conlleva desigualdades sociales y más carga burocrática.

Asimismo, SATSE ha criticado el aparente apoyo de la ministra a la implantación de modelos de gestión que suponen una privatización directa de la atención sanitaria, y que ha conllevado una reacción mayoritaria de repulsa entre los profesionales y ciudadanos, con numerosas movilizaciones en las calles y en los propios centros.

De otro lado, el Sindicato ha valorado negativamente la falta de negociación entre el Ministerio y los representantes legítimos de los profesionales, los cuales han visto como sus intentos de diálogo se han quedado en buenas palabras, pero no en hechos concretos.

En este sentido, ha lamentado que el Gobierno haya roto las “reglas del juego”, al modificar leyes de gran importancia, y que promovió su partido, como la Ley de Cohesión y Calidad del SNS, la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, y la Ley de Estatuto Marco, sin abordar ni consensuar previamente los cambios previstos, o que el deseado Pacto por la Sanidad se haya vuelto a quedar en una mera declaración de intenciones.Más paro, menos servicios y peor atención

En relación a la gestión en 2012 del conjunto de las administraciones sanitarias españolas, el sindicato recuerda que los profesionales de Enfermería, el colectivo más numeroso en la Sanidad española, se han visto muy perjudicados por las medidas de recorte que se han puesto en marcha y que han supuesto, en resumen, más desempleo, más carga laboral y más estrés para ellos, al tiempo que menos servicios y una peor atención para los ciudadanos.

Un paro que alcanza a más de 18.400 enfermeros; en torno a 15.000 que han sido despedidos o no renovados; un porcentaje de profesionales trabajando muy por debajo de la media de los países del entorno (4,9 frente a 8,7 por 1.000 habitantes, según datos de la OCDE de 2010, antes de los principales recortes); una perdida adquisitiva que ha aumentado de media en torno a  un 30 por ciento en los últimos tres años, un incremento de la jornada laboral y de la rotación entre servicios y turnos, y el contar con menos recursos materiales y tiempo para desempeñar el trabajo, son los principales problemas de una profesión que, pese a todo, sigue siendo la mejor valorada por los ciudadanos, según el último Barómetro del CIS.

Una situación ante la que el Sindicato de Enfermería viene reaccionando desde hace mucho tiempo con diferentes acciones de movilización y presión, entre ellas, la multitudinaria concentración que congregó en mayo pasado a unos 10.000 profesionales de toda España en frente del Ministerio de Sanidad. De cara a 2013, no se prevé que cambien las cosas, a tenor, por ejemplo, de la reducción en un 7 por ciento de media en los presupuestos autonómicos.

Por ello, SATSE ha advertido que 2013 será un año decisivo de movilización del colectivo enfermero y los empleados públicos en defensa de sus derechos y de la atención que reciben los ciudadanos. Además de las actuaciones ya realizadas y que se mantendrán (concentraciones, recogidas de firmas, paros…), se acometerán nuevas medidas de presión y de canalización de la oposición de toda la profesión enfermera, que se concretarán en próximas reuniones del máximo órgano de dirección del sindicato.

Ver vídeo en Enfermería tv

 

Noticia extraida de http://www.satse.es/comunicacion/sala-de-prensa/notas-de-prensa/2012-el-ano-de-los-recortes-copagos-y-la-imposicion-sin-dialogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *